12 May 2014

12 May 2014

Ejercicio físico para un cerebro más sano

Ejercicio físico para un cerebro más sano

“Mens sana in corpore sano”.Esta frase define bien la concepción que tenían los romanos de la relación entre mente y cuerpo. Ellos ya sabían los beneficios a nivel físico y mental que genera la actividad física. Se sabe hoy en día que el cuerpo y la mente forman parte del mismo “continum”, y si potenciamos ese equilibrio podremos disfrutar de incremento en la actividad mental física.

El deporte o el ejercicio regular nos ayuda a mantener nuestro cuerpo en forma, prevenir enfermedades cardiovasculares, y sentirnos mejor animicamente.Lo que no se suele mencionar es que el ejercicio físico regular es un estimulador del aprendizaje y de nuestra memoria;así lo demostraron investigadores como Fernando Gómez Pinilla (neurocientífico e investigador de la Universidad de California).

El ejercicio físico y una adecuada dieta se traduce en una mejor salud mental, esto ocurre porque al realizar deporte nuestro cuerpo genera sustancias químicas muy beneficiosas para incrementar la plasticidad neuronal.

¿Cómo se beneficia nuestro cerebro de la actividad muscular?

Cuando realizamos ejercicio se producen sustancias químicas (proteínas) que son enviadas al cerebro. La proteína BDNF, es generado por el cuerpo como factor de crecimiento,esto significa que ayuda a que se establezca conexión entre distintas células, en este caso las neuronas.Se pudo demostrar mediante una investigación acerca del tema en la Universidad de California, que el ejercicio tiene efecto en la producción de estas moléculas, la proteína BDNF. Estas proteínas ayudan a los procesos de aprendizaje, y con ello obtendremos una mejor capacidad de memoria y resolución de problemas

Aprender significa cambiar, y ese cambio se da a nivel cerebral.

Es decir, a medida que estimulamos nuestras capacidades damos la oportunidad que se establezcan nuevas conexiones sinápticas(conexiones entre neuronas). Si estas conexiones se mantienen podemos aprender nuevas habilidades y recordar cosas en el futuro con mayor facilidad. Aquí cobra espacial relevancia el término plasticidad neuronal. En la década de los 80-90 se pensaba que las neuronas una vez que se destruyen (ya sea por falta de estimulación,por consumo de sustancia psicoactivas o por un proceso natural) no se vuelven a regenerar.

Hoy en día sabemos que las conexiones entre neuronas, lo que determina al fin y al cabo el aprendizaje, se pueden potenciar y hacer que existan nuevas conexiones sinápticas. Una de las formas de potenciarla es mediante el deporte, y consecuentemente la liberación de BDNF entre otras moléculas.

La fuerza del hábito

Ahora bien, si empezamos a tener el hábito de realizar ejercicio físico regularmente o ya lo tenemos ¿qué pasa si lo dejamos de golpe? Lamentablemente el dejar de hacer ejercicio hace que nos niveles de BDNF decaigan. Al igual que si bloqueamos estas moléculas, el aprendizaje se reduce. Realmente desde un punto de vista objetivo, realizar deporte tiene más beneficios que inconvenientes, suficiente para que nos planteemos cambiar ciertos hábitos de vida.

El no parar para hacer ejercicio, los “estoy muy liado”, “no tengo tiempo”, “estoy todo el día trabajando y llego cansada a casa”, es muy frecuente. Para inculcar la costumbre de realizar ejercicio es suficiente con empezar poco a poco, ya sea un partido con los colegas los fines de semana,ir con las amigas a realizar alguna actividad, o ir a correr un media hora algunos días de la semana.

Lo importante no es que seamos deportistas de élite, sino inculcarnos el hábito de realizar ejercicio. Como sabemos los hábitos son difíciles de cambiar, pero con esta nueva costumbre les aseguro que se sentirán mejor, notaran un incremento en la agilidad tanto física como mental, ¿que mas podemos pedir? La salud física significa una mejor salud mental, entonces dediquémonos unos minutos al día hacer ejercicio y con ese nuevo modo de vivir conseguiremos vivir más y mejor!